Saltar al contenido
Latinys Tiny House

Cómo es vivir en una mini casa

Vivir en una mini casa puede ser una elección o el resultado de una circunstancia. Como sea, las mini casas son promovidas como una forma radical y creativa de abordar la falta de viviendas, y también como una manera de reducir los costos de vida y reducir nuestra huella de carbono.

Pero ¿quién elige vivir en una mini casa y por qué? ¿qué barreras enfrentan las personas para vivir de esta manera? He construido mi propia tiny house, aún sin tener casi habilidades de constructor. Y en base a esa experiencia, descubrí que me entusiasma la idea de que la gente pueda construir sus propias casas, es divertido, y creo que realmente puede reducir significativamente el costo de vida.

vivir en una mini casa
Vivir en una mini casa

Sin embargo, también entiendo que para muchas personas, vivir en una tiny house es un acto de necesidad. No es que quieran vivir en una caja de madera de 2.6 x 7 metros, es que no pueden permitirse hacer nada más. Y para muchos otros en América Latina, incluso esto está fuera de su alcance.

Vivir en una mini casa una vida reducida

Las investigaciones sugieren que las personas que viven en mini casas pasan más tiempo al aire libre o con amigos y familiares, lo que puede hacerlas más felices que sus contrapartes con exceso de trabajo.

Sin embargo, construir una casa pequeña todavía requiere miles de dólares y, lo que es más importante, un lugar para construir. Esto significa que estos proyectos parecen ser realizados principalmente por personas que tienen algunos ahorros, acceso a préstamos personales y amigos o familiares que poseen tierras. Es solo que no tienen suficientes ahorros para comprar una casa «real».

vivir en una mini casa
Vivir en una mini casa puede ser fácil

Esto significa que, aunque las casas diminutas son considerablemente más asequibles que las casas convencionales, están fuera del alcance de las personas que más necesitan una vivienda. Son más baratas porque son más chicas, el valor del metro cuadrado similar o incluso mayor que una casa tradicional.

Si alguien no puede ahorrar el depósito promedio para una casa tradicional, tampoco es probable que pueda reunir esta cantidad para una casa pequeña. Es más, no se puede pedir dinero prestado a través de hipotecas convencionales para construir tiny houses porque no están vinculadas a la tierra, que es el activo real que se aprecia en valor con el tiempo.

Si es cierto que al construirse sobre la base de un trailer, carro o remolque, les permite ser clasificadas como vehículos remolcables por carretera y evitar muchas de las complicaciones de construir una casa permanente con cimientos. De todos modos, no todas las tiny houses son sobre ruedas.

Los costos de mantener una casa chica son mucho más baratos. Esto puede liberar tiempo de la obligación de trabajar para pagar el alquiler o una hipoteca.

Ejemplos de gente que vive en una tiny house

Costos y beneficios de vivir en una mini casa

Las casas pequeñas deben financiarse mediante préstamos privados, como si quisiera comprar un automóvil. Una tasa de interés típica de un préstamo hipotecario es de aproximadamente del 2%. Pensemos que el interés que tendría que pagar por un préstamo personal para construir su pequeña casa es de un promedio del 7%. Así es evidente cuán desfavorable es el panorama financiero para este tipo de proyectos.

Por supuesto, las casas pequeñas se pueden construir por mucho menos que el precio promedio. El los países de América Latina una proporción significativa de los ingresos se destina a los costes de vivienda.

Muchos propietarios de mini casas las describen como una forma de reducir los costos de vida. De esa modo pueden trabajar mucho menos o trabajar en trabajos más satisfactorios por un salario más bajo. Los que se han animado al cambio suelen expresar lo extraño que les resulta recordar que trabajaban 40 horas a la semana. Y era para pagar una casa en la que rara vez estaban!

Las personas que se involucran en proyectos de tiny houses mencionan un deseo de simplicidad. También expresan un alejamiento de una vida centrada en gastar y comprar. Algunos han descrito la actitud de la sociedad de trabajar para gastar como insatisfactoria y dañina.

Parece contradictorio que la gente prefiera menos espacio a más. O que la gente se ofrezca como voluntaria para vivir en un cobertizo sobre ruedas si hubiera suficientes viviendas asequibles.

Sin embargo, muchas personas sí tienen el dinero para vivir en una casa de tamaño convencional. Pero preferirían vivir en pequeñas dimensiones, y sus objetivos se ven obstaculizados por el acceso a la tierra.