Saltar al contenido
Latinys Tiny House

Familia de 4 en una Tiny House Rodante de 7 metros de largo

Tiny House Rodante Argentina instalada en San Martín de los Andes. En este video vas a conocer la experiencia de Guido y su familia. Ellos trasladaron su mini casa sobre ruedas desde la ciudad de Buenos Aires hasta San Martín de los Andes, en la provincia de Neuquén, Patagonia Argentina. Es un recorrido de unos 1700 kilómetros que realizaron en 2 días completos.

Aquí también nos cuentan los detalles constructivos de esta tiny house que tiene 7 metros de largo con dos ejes.

«Preparamos un poco el terreno que tenía una pendiente importante» – dice Guido al explicar cómo hicieron para ingresar la casa pequeña sobre el trailer al terreno, ubicado en la parte alta de una montaña-. «Tuvo que ingresar unos 30 metros y luego girarse. Por la orientación del sol, esa nos pareció la mejor manera de ubicar la casa».

Tiny House Rodante Argentina: San Martín de los Andes

La tiny house de Guido está ubicada a unos 10 minutos de San Martín de los Andes, por la ruta 40. Está instalada en un bosque de robles muy añoso. En el fondo del lote correo el arroyo Chacai, cerca de una conocida cascada, en el límite entre Tierras del Sol y Altos del Chapelco.

«Tenemos dos chicos, Julia y Lorenzo, y acá encontramos ese equilibrio de tranquilidad y bosque, en cercanía con la ciudad». La familia llegó a la Patagonia desde Bella Vista, en la llamada zona Oeste, provincia de Buenos Aires. La pandemia nos impulsó más aún a venir para el sur. Este primer paso que fue la tiny, era en principio una vivienda de veraneo, pero se convirtió en una vivienda permanente. Hace un año que la tenemos a la casita, y cumplió con todas nuestras expectativas, no sólo fue un lugar para unos 15 o 20 días. Resultó excelente, obviamente en el verano uno vive mucho más afuera, el entorno. Pero así y todo hemos tenido una semana, como suele ocurrir en San Martín, que se pone lluvioso, hemos estado los cuatro pasándola bien adentro. Tenemos que estar conectados por trabajo».

¿Ya conocían las tiny houses? ¿Sabían lo que eran?

Sí – dice Guido-, yo soy diseñador industrial y siempre fui inquieto en la búsqueda de estas cosas que son medio novedosas para nosotros acá. Indagando en YouTube cosas nuevas vi este movimiento tiny house en Argentina. Tenía diferentes opiniones con mi mujer, sobre las comodidades, los cuartos independientes, cómo organizarnos con los chicos.

La tiny house fue una buena estrategia de la familia de Guido para poner un primer pie en el sur. «Era medio complicado venir de una», dice.

El ancho de la casa pequeña es el reglamentario, es decir 2.6 metros, la altura es de 4.1 metros para que pase por los puentes, y el largo es de 7 metros más la lanza. «La casa tiene un diseño adaptado a nuestras necesidades, que ya de movida eran dos dormitorios sí o sí. En los materiales buscamos que sea de bajo mantenimiento, esto se lava con agua y jabón».

El transporte de la tiny house desde Buenos Aires

En este caso la construcción de la estructura se hizo con el sistema steel frame que para las tiny houses es muy efectivo. El traslado de la casa es todo un tema. «Depende de los vientos – dice Guido -. En nuestro caso fue un camioncito liviano, a unos 80 kilómetros por hora. No tuvo ningún inconveniente. Lo que fue toda una aventura fue el ascenso, que lo hizo un chofer de la zona con un camión más pesado. Quizás fue lo más complicado de todo el viaje, el ascenso y ubicarla aquí en su lugar definitivo».

El diseño de la casita tiene techo a un agua y dos habitaciones

«El diseño de la mini casa es nuestro – comenta Guido durante la entrevista – ,yo quería un buen ventanal por si pasa esto de tener que estar un buen tiempo adentro, o si hacía frio disfrutar de la vista del lugar. Tenemos el living con la televisión, muy lindas vistas. En el living hay un sofá que es una cama más. La casa está planteada con toda la vista hacia el arrollo».

La casa tiene dos escaleras que acceden a los dos entrepisos, uno de cada lado, uno es el dormitorio de la pareja y el otro el de los chicos. En la cocina además de la extensa mesada que da a un amplio ventanal, hay espacio para un lavarropas.