Saltar al contenido
Latinys Tiny House

Fantástica Tiny House para 4 en San Martín de los Andes

Tiny house San Martin de los Andes aquí vas a conocer todos los detalles y un tour guiado con el relato de cómo se construyó la mini casa sobre ruedas, cómo es el predio dónde está instalada en la provincia de Neuquén Argentina. Se trata de la casita que diseñamos con Sandra y que fue nuestro sueño durante varios años hasta que finalmente pudimos construirla y hacerla realidad.

La mini casa tiene unas medidas de 6.5 metros de largo y doble altura en toda su extensión, con un techo a dos aguas de alas bastante abiertas. El ancho es el estándar de 2.6 metros exteriores, que nos permite transitar con la casita sin permisos especiales. En la parte trasera de la casa hay un gabinete de chapa donde están ubicados el termotanque eléctrico, el módem de conexión a internet, la garrafa de gas butano y otros elementos mecánicos.

La tiny house está montada sobre un trailer o carro de dos ejes. La casa está revestida con placas de siding cementicio, que una vez colocado fue pintado de color turquesa. De ahí que en la familia la llamamos La Turquesa.

En el exterior destaca también la zingueria de la casa, cuya particularidad es que las canaletas de ambas aguas se juntan en el centro para alimentar un tanque de agua de lluvia reciclada subterráneo. A ese efecto visual internamente lo llamamos «la tanguita». Las aberturas son muchas y muy amplias, y están hechas con madera de lenga. Sin duda la madera le da un toque de diseño super cálido a la casa, pero tienen la desventaja de requerir bastante mantenimiento. Otra desventaja de la madera es que son bastante más pesadas que las puertas y ventanas de aluminio o PVC.

Tiny House San Martin de los Andes: color y calidez bohemia

Para la escalera exterior, de entrada a la tiny, utilizamos maderas recicladas y troncos de árboles caídos, que de otro modo hubieran servido de leña para la estufa. En el exterior de la casita instalamos una mesa rústica y sillas de plástico. También, cortesía de Oscar Falcioni, puede verse el infaltable «chulengo», un artefacto a mitad de camino entre una parrilla y un horno, especial para asar a las brasas carnes y verduras.

«Bienvenidos a nuestra tiny, hogar dulce hogar – dice Sandra -. Acá nosotros pasamos mucho tiempo, no es una mini casa solo para vacaciones, es una tiny house donde se vive. Hace dos meses que estamos acá viviendo, esta vez, gracias a la Pandemia. Tenemos una puerta doble que comunica el espacio exterior completamente, esto es genial porque cuando hace calor se abre todo».

«La casita tiene mucha luz y grandes vistas, vistas para todos lados. Las comodidades: nuestro sillón cama, espacio en el que estamos mucho tiempo. Cuando recibimos gente ponemos aquí la mesa de la cocina y comen 6 personas cómodas. Esta escalera sirve para acceder a la cama superior, pero también se puede sacar y utilizar para colgar cosas, por ejemplo, para secar la ropa cerca del calor de la estufa a leña. Abajo de la cama hay lugar de guardado en unos cajones.

«Con las ventanas de abrir, que hay muchas, generamos la ventilación cruzada, entonces por más que de el sol toda la tarde cuando uno abre se refresca rápidamente. Nos gustan mucho las cortinas, que además de decorar tienen otras utilidades, como aislar el frio y el calor, y también dan un efecto sonoro, porque amortiguan los sonidos y dan calidez».

«La lámpara, preciosa, tejida es de mi amiga Vale de Bohemia. La decoración de esta tiny house fue pensada con una onda cálida, bohemia, como a nosotros nos gusta, los colores, las texturas. Así nos sentimos en casa. Acá hacemos todo, trabajamos, recibimos gente, compartimos en familia».

El cuarto dormitorio y la estufa de la mini casa

«La tiny house tiene espacio de guardado debajo de la escalera, que está totalmente aprovechada. El dormitorio principal está en el entrepiso. Es una habitación muy amplia, que tiene un espacio en el que a nuestro hijo le gusta a veces sentarse a ver la tablet. En el cuerdo además de las dos grandes ventanas que nos dan las vistas, tenemos otra dos ventanas de abrir, que nos proporcionan la ventilación cruzada. De noche se ven todas las lucecitas, es hermoso. Las cortinas son black-out así el que quiere puede dormir hasta tarde. Es cómodo. Cada uno tiene su mesita de luz con su lámpara para leer y su enchufe para poner a cargar el celular».

«En la tiny house San Martin de los Andes tenemos una estufa a leña, que tal vez es demasiado grande, porque otra de las grandes ventajas de las mini casas además de que son muy fáciles de limpiar, también se calefaccionan con muy poco. Tenemos una estufa a leña que arriba tiene además un horno, entonces en invierno aprovechamos el calor para cocinar. La idea es no desperdiciar nada».

La cocina comedor y el baño de la tiny house Turquesa

«Debajo del cuarto tenemos la cocina comedor. Nosotros decidimos tener mesa con sillas, y no una barra fija, porque eso nos permite utilizarlas en distintos lugares. También tenemos heladera completa con freezer, y una cocina de 4 hornallas con horno. Bajo mesada, estantes. Todos los espacios se aprovechan. La idea de vivir en una tiny es simplificar y tener una vida sencilla».

«El baño es un baño amplio, completo, con ducha, inodoro, bacha y una ventana que le da mucha luz y una super ventilación».